16
Oct

Vacunas si, vacunas no: la Gripe y el VPH

Al margen de las diferencias existentes en el calendario vacunal infantil entre las diferentes  comunidades autónomas y de que ciertas vacunas no están cubiertas por la sanidad pública, muchos progenitores tienen otra preocupación aún mayor ¿le pongo a mi hijo todas las vacunas que se recomiendan? Pero en cuestión de vacunas, no sólo nos preocupan los niños. Dos de los casos más polémicos son los de la archiconocida vacuna de la gripe (cuya campaña de vacunación empezó ayer en todo el país) y la novel vacuna del Virus del Papiloma Humano.

En el primero de los casos el CDC, de Estados Unidos, recomienda vacunar a todos los estadounidenses mayores de 6 años; pero en nuestro país las recomendaciones son para aquellos niños y adolescentes que reciban tratamiento prolongado con ácido acetil-salicílico, para las embarazadas, los mayores de 60, y el personal sanitario (que no siempre cumple esta recomendación). Y ahí empiezan las dudas. ¿Debería imponerse de forma más estricta la vacunación del personal sanitario para afianzar la confianza en el resto de la población? Muchos apostarán por la prevalencia de la libertad de decisión, pero también habrá quien defienda que el bien común está por encima. Pero abordemos la verdadera cuestión, ¿es realmente efectiva la vacuna de la gripe? También existen muchas posturas y estudios al respecto; entre los más conocidos las revisiones de Cochrane, que ya destacaba el médico Juan Gervás en una de sus reflexiones el pasado mes de septiembre.

Por su parte, la vacuna del VPH siempre ha estado en el punto de mira. Esta misma semana el Comité de Evaluación de Riesgos en Farmaco-vigilancia Europeo anunció que iba a comenzar una investigación acerca del agravamiento de los casos de asma en personas que reciben la vacuna del Virus del Papiloma Humano, ante los casos ocurridos (uno de ellos en España).

En el blog Médico Crítico también exponían esta semana una disquisición sobre la conveniencia de financiar esta vacuna basándose en estudios y datos sobre su eficacia y eficiencia, entre otras cosas. Finalmente, el autor opinaba que la vacuna nunca debió estar financiada, debido a su (aún) poco recorrido.

Pero igual que en el caso de la vacuna de la gripe no todo son voces en contra, un reciente estudio publicado en la revista científica Pediatrics afirma que esta vacuna no altera el comportamiento sexual de la persona que la recibe (uno de los alegatos más comunes en padres reacios a la vacunación de sus hijas). Los autores hicieron el pertinente seguimiento a casi 1.400 chicas de 11 y 12 años durante varios años, y éstas no mostraron marcadores de actividad sexual distintos a los otros grupos de chicas no vacunadas. Por tanto, puede que la vacuna tenga sus pormenores pero la promiscuidad no parece encontrarse entre ellos.

Aún así, la vacuna del papiloma seguirá dando que hablar seguro; mientras tanto la aplicación en nuestro país seguirá ofreciendo datos desiguales: en la Rioja se vacunan el 95% de las chicas, mientras que en Andalucía solo lo hacen un 38%.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *