21
Sep

Síndrome X Frágil, Parkinson y los AINE

Un breve resumen de los temas más comentados e interesantes de la red, en relación con la salud y la medicina:

1.      Nueva vía para abordar el síndrome que provoca el autismo y ciertas deficiencias intelectuales

Un grupo de científicos de la Universidad de Nueva York, dirigidos por Eric Klann, ha comprobado la utilidad de un nuevo método para reducir las afecciones asociadas al Síndrome X frágil, aunque los datos se refieren a la investigación con ratones de laboratorio.

El Síndrome X frágil es considerado el principal causante de Deficiencia Mental Hereditaria, y también juega un papel fundamental en el desarrollo del autismo.

El innovador método consiste en inhibir la enzima S6K1, que regula la síntesis de proteínas en los ratones que padecen dicho síndrome. Tras la inhibición, los sujetos mostraron mayor aptitud que los no tratados ante situaciones similares.

Los resultados de la mencionada investigación están publicados en la revista Neuron.

2.      Una llamada para detectar el Parkinson

El matemático de la Universidad de Oxford, Max Little, ha diseñado una herramienta muy sencilla y, al parecer, bastante eficaz para conseguir detectar los síntomas propios del Parkinson con una simple llamada de teléfono. El proyecto Parkinson’s Voice Initiative pretende grabar 10.000 voces de todo el mundo, tanto de personas sanas como enfermas de Parkinson para mejorar este sistema que promete ser una fórmula rápida y barata con la que detectar esta enfermedad en una llamada de apenas 30 segundos.

3.      Reflexiones sobre los AINE

El farmacéutico de Atención Primaria y especialista en Farmacia Hospitalaria, Carlos Fernández Oropesa, ha realizado una interesante reflexión en su blog El rincón de Sísifo sobre la revisión realizada recientemente por Cochrane en relación a el papel de los AINE (antiinflamatorios no esteroideos) tópicos en el dolor musculo-esquelético crónico.

En resumen, podemos afirmar que los resultados eran esperados por unos, y sorprendentes para otros; y suponen un cambio de paradigma en la aplicación de estos tratamientos en determinadas dolencias, como la artrosis.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *