23
Nov

Reconstrucción, telemedicina y sexo

Un breve resumen de los temas más comentados e interesantes de la red, en relación con la salud y la medicina:

1.    Reconstrucción de mandíbula con grasa corporal

Según ha informado hoy mismo la Agencia Efe, una clínica especializada en cirugía estética y plástica de nuestro país ha conseguido realizar con éxito una novedosa operación, consistente en la reparación de una mandíbula gracias a la inyección de grasa corporal enriquecida con células madre procedentes de la propia grasa.

La paciente que se ha beneficiado de este procedimiento había padecido un cáncer de parótidas que le había provocado una malformación en la mandíbula. Para su reconstrucción primero se sometió a una extracción de tejido graso que fue purificado, y posteriormente infiltrado en la zona afectada.

Según el doctor Ignacio Sanza, propietario de la clínica, esta operación no habría sido posible sin la colaboración de la Organización Catalana de Trasplantes, quien ha extraído, limpiado y conservado las células madre.

La técnica utilizada ha recibido el nombre de RASTF y tiene como principal característica diferenciadora que consigue que la grasa inyectada no se reabsorba gracias al enriquecimiento con células madre. Evidentemente, este hallazgo puede suponer que los rellenos habituales empiecen a perder terreno; así como que se empiece a recomendar a todas las personas que se sometan a una extracción de grasa que guarden parte de la misma por si la pudiesen necesitar en un futuro.

2. Beneficios de la Telemedicina

Esta semana la Fundación Salud 2000 ha presentado un informe a este respecto llamado: Telemedicina: bases para la futura regulación de un mercado emergente’ que argumentaba las principales razones por las que se debe apostar por la telemedicina: facilidad en el seguimiento de pacientes crónicos, creación de redes inter-hospitalarias, acercamiento de atención sanitaria a las regiones donde las infraestructuras son inexistentes o deficientes, formación continua para los especialistas y reducción de costes de un 20% para el sistema sanitario, según estiman los expertos.

Según afirma el informe, esta forma de trabajo aún no tiene repercusión en nuestro país, sobre todo por la falta de regulación al respecto. Uno de los principales pasos que hay que dar para comenzar el camino de la telemedicina

Entre los expertos que participaron en la presentación del informe podemos destacar las palabras del doctor Gil-Loyzaga sobre la necesidad de una telemedicina que cumpla tres requisitos indispensables: diseñada para prestar un auténtico servicio al paciente, verdadero apoyo para el profesional y aplicable en lugares donde sea realmente útil. Igualmente otros participantes hicieron hincapié en el beneficio económico de la implantación de este sistema de atención: reduciendo costes y suponiendo un empujón para la economía nacional.

Pero también hay voces que no ven tan claros los beneficios de la telemedicina, tal y como nos cuenta en uno de sus post el doctor Rafael Olalde Quintana, donde se pide prudencia ante tanta euforia en torno a la telemedicina.

3. Crisis sexual en España

Ya hemos hablado anteriormente de la repercusión de la actual crisis económica en la salud de los españoles, desde problemas cardiacos a déficits nutricionales, y ahora llega la gota que colma el vaso de la mala salud de los españoles relacionada con la crisis.

El Estudio Europeo sobre Satisfacción Sexual 2012, realizado por Pfizer, estipula que la preocupación por la situación económica ha repercutido negativamente en la libido y el deseo sexual del 34% de los españoles. Además, las relaciones sexuales que se mantienen se han acortado, de media, en torno a los 35 minutos semanales. A pesar de los datos negativos, los españoles, un 96% concretamente, seguimos considerando la satisfacción sexual una parte importante de nuestra vida; destacándolo como una buena forma de luchar contra el estrés.

Por tanto, y conociendo los beneficios que una buena vida sexual tiene para la salud, habrá que intentar cambiar el “chip”, para que la dichosa crisis no llegue hasta los rincones más íntimos de nuestra vida, y también de nuestra salud.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *