31
Aug

Propiedades reales de la “Aspirina”

Se podría decir que esta semana ha sido la semana de la “Aspirina”, el motivo, la publicación de varios estudios científicos con respecto a su utilidad en la curación y prevención de enfermedades, o como medida paliativa.

El primero de los estudios, realizado por investigadores de la Universidad Southwestern Medical Center de Texas (Estados Unidos), demuestra que la aspirina puede alargar la vida de pacientes con cáncer de próstata. Tras realizar diversos estudios preclínicos y evaluar a casi 6.000 hombres, el doctor Kevin Choe afirma que el consumo regular de este medicamento unido al tratamiento quirúrgico y de radiación estipulado, reduce la mortalidad de un ocho a un tres por ciento.

Del total de pacientes estudiados, un 37% fueron tratados con anticoagulantes como la “Aspirina”, y éstos mostraron una supervivencia mayor a 10 años que aquellos que no recibieron esta medicación. Incluso, esta asociación resultó más beneficiosa en aquellos pacientes más graves.

Así mismo, el riesgo de recidiva y de metástasis ósea también se vio reducido en el grupo de enfermos que se sometió a la ingesta de la famosa “Aspirina”. Todos los datos están publicados en uno de los artículos de la revista especializada ‘Journal of Clinical Oncology’.

Pero la asociación de la aspirina a la paliación, o la prevención de cáncer, no se puede constatar en todos los casos.

Otro estudio también publicado en esa misma revista, esta vez de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Boston y el Hospital Brigham and Women’s , asegura que el consumo de antiinflamatorios y analgésicos (como el mencionado anteriormente) no está asociado a un mayor o menor riesgo de padecer un cáncer de mama tras la menopausia.

Anteriormente se habían publicado artículos contradictorios en este sentido, primero otorgando a estos fármacos un efecto protector y después acusándolos de incrementar riesgos; pero esta última investigación ha determinado que ante el cáncer de mama en mujeres no realizan ningún tipo de efecto a tener en cuenta.

El mencionado estudio observó a 84.602 mujeres postmenopáusicas desde 1980 a 2008, recogiendo datos sobre el uso de analgésicos, la historia reproductiva, y otros factores de estilo de vida a través de cuestionarios bienales. De ese total, 4.700 mujeres desarrollaron un cáncer de mama entre esas fechas. Todas las participantes habían tomado medicación de este tipo para las jaquecas, la artritis y otros dolores, o para prevenir enfermedades cardiovasculares. Se puede destacar que las usuarias de acetaminofeno mostraban menores índices de diagnóstico cancerígeno, aunque no ha podido demostrarse relación con el tiempo de uso ni la dosis administrada.

Por otro lado, es de sobra conocido el papel de los anticoagulantes, como la aspirina, en la prevención de accidentes cerebrovasculares en personas que han padecido anteriormente un ictus lacunar. De hecho, normalmente se recetan en combinación con algún otro anti-plaquetario. Sin embargo, un nuevo estudio demuestra que la combinación de ambos no sería necesaria porque la aspirina por sí misma es capaz de prevenir ataques cerebrovasculares en pacientes con dicho historial de ictus.

Según los resultados del ensayo del Instituto Nacional de la Salud de Estados Unidos, publicados en New England Journal of Medicine, la combinación conlleva más riesgos, (incidiendo en el sangrado gastrointestinal) que beneficios.

El ensayo desarrollado desde 2003 gracias a 3000 participantes de América y España mayores de 30 años, ha estipulado que el riesgo anual de recurrencia de ictus era del 2,7% en los pacientes que solo consumieron “Aspirina”, y del 2,5% en los tratados combinadamente. Pero, la gravedad de sangrado interno era un punto mayor en este último grupo.

Antes estos avances, el grupo de investigadores continúa estudiando la terapia dual frente a otro tipo de enfermedades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *