4
Jul

Lucha científica contra el sobrepeso

Un grupo de científicos del Centro de Investigación Biomédica en Red-Fisiopatología de la Obesidad y la Nutrición (CIBERobn) ha descubierto que un análisis de sangre puede identificar, calculando el ratio entra la leptina y la grelina, a los pacientes que recuperarán su peso tras haberse sometido a una dieta.

El estudio, pendiente de ser publicado en una de las revistas científicas más relevantes en su ámbito, se presentó la pasada semana en Houston en el Encuentro Anual de la Sociedad de Endocrinología; habiendo recibido, asimismo, un premio otorgado por la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición. La exposición del estudió la desempeñó su autora principal, la Dra. Ana B. Crujeiras, que lleva varios años buscando la conexión entre esas dos hormonas y el comportamiento alimentario.

En esta investigación la muestra estaba compuesta por 88 personas con sobrepeso (49 hombres y 39 mujeres) que se inscribieron a un programa para la pérdida de peso sometiéndose a una dieta hipocalórica. Seis meses después de terminar el tratamiento los pacientes fueron clasificados como recuperadores de peso (n = 40) y no recuperadores (n = 48), de acuerdo a los cambios en el peso corporal de la semana 8 a la semana 32.

La leptina y la grelina se habían evaluado al inicio del tratamiento y se calculó el ratio entre ambas, y su valor diagnóstico. Las personas que habían recuperado peso mostraron ratios de leptina / grelina estadísticamente dos veces más altos en el momento basal que los no recuperadores. Igualmente, los análisis demostraron que un L / GB mayor que 9,5 unidades para los hombres y 26,2 unidades para las mujeres es capaz de identificar más del 60% de los pacientes que recuperaron más peso después de una pérdida inicial.

Descubrir este marcador biológico podría ser la clave para individualizar los programas de pérdida de peso teniendo en cuenta las necesidades terapéuticas de los pacientes, y así evitar resultados fallidos en los tratamientos.

Por su parte, y también relacionado con el metabolismo, la revista Cell Metabolism publicó el pasado mes un estudio en el que el investigador Pankaj Kapahi, del Instituto Buck de Investigación del Envejecimiento, y su equipo han encontrado la relación entre la ingesta de menos calorías y el aumento de la esperanza de vida.

La investigación aún está en una primera fase, ya que sólo se han obtenido resultados con moscas, pero la hipótesis muchas veces considerada una leyenda urbana puede estar más cerca de demostrarse. Los investigadores comprobaron que la reducción de calorías en la dieta aumentaba el metabolismo lipídico en el músculo, lo que conducía a un incremento de la actividad física.

Concretamente se privó a las moscas de su principal fuete de proteínas dietéticas, la levadura, y éstas se volvieron más activas, debido a un cambio en su metabolismo que permitía incrementar la síntesis y descomposición de grasa. Por otra parte, aquellas a las que se limitó el movimiento no consiguieron aumentar su tiempo de vida, por lo que ambos aspectos parecen tener la misma relevancia en el objetivo de aumentar la longevidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *