25
Jul

El trauma cerebral como causa del Alzheimer

Un estudio realizado con ratones y muestras post-mortem de cerebros humanos ha encontrado la relación entre una lesión cerebral traumática, de moderada a grave, y el desarrollo de la enfermedad de Alzheimer.

En el caso del estudio con animales, los investigadores descubrieron que tras el traumatismo craneoencefálico, y durante la fase aguda (dos días posteriores), los niveles de proteínas intracelulares GGA1 y GGA3 disminuían, y los de la enzima BACE1 aumentaban.

Posteriormente, se comprobó que esta disminución de proteínas y el aumento de la encima BACE1 se repetía también en los análisis realizados a las muestras cerebrales post-mortem humanas. Además, la elevación de los niveles de esta enzima causaba, a su vez, la elevación de beta-amiloide, el componente clave de las placas cerebrales asociadas con la senilidad y la enfermedad de Alzheimer.

En otro experimento complementario el equipo descubrió que una semana después de una lesión cerebral traumática, los niveles de BACE1 y de beta-amiloide se mantenían elevados, incluso cuando los niveles de GGA1 habían vuelto a la normalidad. La investigación sugiere de esta forma, que los niveles reducidos de GGA3 eran los únicos responsables del aumento de los niveles de BACE 1, y por tanto de la sostenida producción de beta-amiloide que se observa en la fase sub-aguda posterior a la lesión.

Kendall Walker, del Departamento de Neurociencias de la Universidad Tufts (Boston) y primera firmante del trabajo, asegura que el traumatismo craneoencefálico se perfila así como uno de los principales factores externos de esta enfermedad neurodegenerativa.

Estos resultados pueden conducir al desarrollo de fármacos que se dirijan a regular los niveles de la enzima BACE1 y reducir los depósitos de beta amiloide, para retardar la progresión de la enfermedad de Alzheimer.

Los resultados de la investigación van a ser publicados en la revista científica The Journal of Neuroscience, y varios medios especializados ya se han hecho eco de la noticia, destacando que el siguiente paso será, según confirman los autores, corroborar estos resultados en muestras cerebrales post-mortem con traumatismos más graves.

Las asociaciones de pacientes y los organismos investigadores del Alzheimer en nuestro país calculan que unas 800.000 personas padecen esta enfermedad en España; convirtiéndose así en la causa más común de demencia en adultos.

Gracias a este tipo de descubrimientos, las personas que sufran un traumatismo cerebral, así como sus médicos, podrán contar con estos datos y tomar cartas en el asunto para prevenir una enfermedad tan dura tanto para los pacientes como para su entorno.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *