14
Sep

El sueño de los niños

Esta semana ha empezado el colegio para los más pequeños y, como a nosotros, el sueño se les trastoca. Muchos habrán sido los padres que hayan acusado estos días los sueños entrecortados de sus hijos, pero hay que recordar que biológicamente el cuerpo del niño no responde igual a esa horas de descanso. De hecho desde la Sociedad Española del Sueño se recomienda establecer un periodo de adaptación de horarios que permita ser flexible en los mismos hasta que el niño vuelva totalmente a la rutina. Pero hay padres que se muestra impacientes, bien lo saben los pediatras.

De hecho, la conocida pediatra Amalia Arce dedicaba esta semana en su blog dos entradas a analizar el sueño de los niños. Concretamente, explicaba las diferencias entre el sueño infantil y el sueño adulto, haciendo hincapié en la evolución del tiempo y la calidad del sueño desde que los niños son bebés hasta alcanzar la adolescencia.

Así mismo, hacía mención a la Guía de Práctica Clínica sobre Trastornos del Sueño en la Infancia y Adolescencia en Atención Primaria, una guía española que ofrece información y metodología útil para mejorar la atención a estos pequeños que sufren alteraciones del sueño; favoreciendo así la mejora en su calidad de vida y en la de sus familiares y cuidadores.

Pero Amalia no ha sido la única que ha centrado su atención en el sueño infantil, desde el blog Humanismo Médico se analiza la utilidad y conveniencia del famoso Método Estivill para conseguir que los niños se duerman. Manifestando que es un método pro-padres en detrimento de las necesidades reales del niño, los autores del blog afirman que el método está más cercano al adiestramiento que a una técnica saludable para que los niños rindan mejor al día siguiente. Ante tal afirmación cabe recordar que Eduard Estivill , médico con la especialidad de Neurofisiología Clínica y Pediatría, se ha hecho famoso en medio mundo son su libro ‘Duérmete niño’  del que se han vendido tres millones de ejemplares.

Tras este éxito, Estivill ha decidido intentar aplicar sus técnicas en los adultos, y para ello se ha publicado `Que no te quiten el sueño´.

Y mientras en algunos países nos preocupa la conciliación del sueño propio y ajeno, a otros padres y niños lo que les preocupa es simplemente sobrevivir. Así lo demuestran los datos del último informe publicado por el Fondo de Naciones Unidas para la Infancia, donde se destaca que el 80% de la mortalidad de menores de cinco años en 2011 se concentró en el sur de Asia y el África Subsahariana. Allí uno de cada 9 niños muere antes de cumplir cinco años por enfermedades tratables como la neumonía y la diarrea; y aún así tenemos que alegrarnos porque el índice de mortalidad infantil se ha reducido en un 41% entre 1990 y 2011.

Pues eso, que unos quieren soñar mientras otros solo quieren despertar de una pesadilla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *