10
Jul

El problema de los MESTOS

Hoy la solución para los Mestos está un poco más lejos. Tras reunirse con el Director General de Ordenación Profesional del Ministerio de Sanidad, Javier Castrodeza, la puerta hacia la obtención de una titulación específica se ha cerrado.

Los MESTOS, médicos especialistas sin título oficial, son fruto del aumento de matrículas en las facultades de medicina en las décadas de los 70, 80 y 90, y el reducido número de plazas existentes para cursar el MIR. Ya que en nuestro país el título de especialista es imprescindible para ejercer, estos médicos se han quedado en un vacío legal, pero se formaron en escuelas profesionales y servicios especializados privados y públicos para poder dedicarse a aquello que deseaban. Teniendo en cuenta que entre 1980 y 2003, los licenciados en medicina fueron 141.273 y sólo se crearon 82.704 plazas de formación, se dejó al 41’5 % sin poder acceder a la única vía de formación médica especializada. A estas alturas, los Mestos calculan que aún quedan 2.600 médicos en esa situación; especialistas que ejercen su profesión con total responsabilidad y con más de 20 años de experiencia, pero sin título que lo avale. Además, la problemática no termina con el título, representantes de los mestos denuncian la inseguridad laboral y jurídica que sufren, así como numerosas desventajas económicas.

La Administración ya lo había advertido, y finalmente la legislación comunitaria sobre cualificaciones (directiva 2005/36/CE) impide abrir un tercer proceso de titulación extraordinaria, como los ya desarrollados en 1994 y 1999. La consulta que el Ministerio tenía que hacer a Bruselas debía tener una respuesta positiva, ya que en otros países como Reino Unido existen programas paralelos para cursar la especialidad y no cuentan con ninguna oposición; pero no ha sido así.

Parece que, ante esta situación, Sanidad va a ofrecer la posibilidad de iniciar un proceso de habilitación laboral (cuyos detalles se concretarán en septiembre) que les permitirá ejercer en el SN; aunque ya lo estén haciendo sin la titulación de especialista.

Por tanto, los mestos tienen como posibles soluciones la habilitación, presentarse al MIR o esperar a la próxima convocatoria de la ECOE de Familia (“Evaluación Clínica Objetiva y Estructurada”, que pretende medir la capacidad para ejercer la medicina de los estudiantes próximos a finalizar la licenciatura o médicos ya licenciados), si sus estudios son previos a 1995.

Según los propios afectados existiría otra posible solución: modificar la Ley de Ordenación de las Profesiones Sanitarias (LOPS). Pero esta idea está siendo rechazada por la Dirección General de Ordenación Profesional.

Aún así, los MESTOS no están solos en esta búsqueda de soluciones: la Organización Médica Colegial, la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos, el Consejo Nacional de Especialidades en Ciencias de la Salud, los sindicatos UGT y CCOO y el Consejo Estatal de Estudiantes de Medicina, entre otras entidades, apoyan la solicitud de sus compañeros.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *