10
Dec

El otro origen del TDAH, donaciones y tacones

Un breve resumen de los temas más comentados e interesantes de la red, en relación con la salud y la medicina:

1. Donación de cadáveres

Este fin de semana el diario El País publicaba un interesante artículo sobre el aumento de donaciones de cuerpos para la ciencia, tras el fallecimiento, que se ha producido en los últimos años. Según establece el artículo, el ahorro económico que supone la donación (al evitarse sepulturas e incineraciones) no es la única ni principal razón de dicho aumento, y se apunta más hacia una concienciación social sobre la importancia de que los futuros médicos puedan aprender sobre cuerpos reales y no sobre maquetas. España siempre ha sido un referente en lo que a donación de órganos se refiere, pero ¿ocurre lo mismo con la donación del cuerpo para la ciencia? Es pronto para responder a esa pregunta, ante la falta de datos y estadísticas, lo que sí está claro es que cualquier tipo de donación relacionada con la salud siempre será beneficiosa para uno, para muchos o para todos.

 2. El TDAH y la hipoxia

Según un artículo publicado hoy mismo en la publicación online de ‘Pediatrics’, los niños que sufren algún tipo de hipoxia isquémica durante el embarazo o el parto tienen más probabilidad (desde 16 veces más) de padecer un trastorno por déficit de atención e hiperactividad. En el caso de que la ausencia de oxígeno se produzca durante el parto el riesgo aumenta un 26%, un 34% si se desarrolla una preeclampsia y un 47% más si el neonato padece algún síndrome de dificultad respiratoria. Igualmente si los niños nacen en posición transversal o con problemas con el cordón umbilical el riesgo sigue aumentando.

Los resultados de dicha investigación pueden suponer, por tanto, un avance en la prevención y el diagnóstico temprano de este tipo de síndrome, al poder hacerse un seguimiento desde el nacimiento del niño que haya sufrido estos episodios “traumáticos”.

Estas conclusiones son el fruto de una investigación desarrollada en Estados Unidos en la que se examinaron más de 80.000 casos de niños menores de 5 años.

 3. Amputarse un meñique por llevar tacón

Como hemos podido comprobar a lo largo de los últimos años, los avances en la medicina no siempre tienen una aplicación médica, sino que adquieren un carácter más estético, y al parecer la última revolución en ese campo es una operación consistente en amputar los dedos meñiques de los pies para permitir más cómodamente el uso de tacones vertiginosos. Muchos han sido los cirujanos que se han manifestado en contra de tal práctica, pero todo indica que cada vez son más las usuarias que acuden a los centros en busca de algún método que les haga más llevadera la inclinación y la presión que se produce en los huesos del pie al llevar un tacón de más de 5 centímetros. ¿No sería más fácil reducir la altura de los tacones que reducir el número de dedos de los pies?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *