13
Nov

El cerebro transexual, las analíticas y las visitas

Un breve resumen de los temas más comentados e interesantes de la red, en relación con la salud y la medicina:

1. Diferencias biológicas en la corteza cerebral de los transexuales

Un estudio desarrollado en nuestro país ha demostrado que los cerebros de aquellas personas que manifiestan ser transexuales presentan determinadas diferencias biológicas.

Los investigadores pertenecientes a la Universidad Nacional de Educación a Distancia, al Hospital Clínic de Barcelona, a la Universidad de Barcelona y al Instituto IDIBAPS, seleccionaron a 94 personas, que incluían a 24 mujeres y 18 hombres transexuales (ninguno de los dos grupos había iniciado el tratamiento hormonal) y 29 hombres y 23 mujeres que no lo eran. Haciendo uso de la neuro-imagen se midió el grosor de la corteza cerebral.

Finalmente, el estudio confirmó que había evidencias de feminización en la corteza cerebral de los hombres que consideran tener una identidad sexual femenina. Por su parte, en el caso de las mujeres pudieron apreciar que no hay diferencias notables y que el espesor de su tejido cerebral concuerda con su sexo biológico; aunque sí presentan cierto grado de masculinización en uno de los núcleos subcorticales.

Para más información sobre el presente estudio consultar en el número actual de Cerebral Cortex.

2. Comer antes de analizar

Si, como lo oyen, al parecer la idea del ayuno previo a la realización de una analítica podría llegar a desaparecer.

Según ha demostrado un grupo de científicos, los cambios que se producen en la analítica en caso de que el paciente haya ingerido algún alimento en las horas previas no modifica en exceso la mayor parte de los niveles que se consultan en una analítica corriente, incidiendo en los lípidos.

Las conclusiones del estudio pueden ser muy útiles, sobre todo en la medición del colesterol. Los investigadores de la Universidad de Calgary en Canadá aseguran que los valores de colesterol total y colesterol HDL no variaban en función de las horas de ayuno. Por su parte, el LDL marcaba una oscilación de en torno al 10% y los triglicéridos un 20%.

Por tanto, en función de los casos (destacando el caso de los diabéticos) y de lo que se quiera observar, se podrá ahorrar al paciente otra visita al día siguiente…

 3.  Separación y visitas

Por último, hoy queremos recomendar la última entrada del blog de Amelia Arce: Diario de una mamá pediatra. En ella hace referencia a una situación que seguramente muchos profesionales han visto reflejada en sus consultas o plantas de hospital: Padres separados o divorciados que se enfrentan sutil, o no sutilmente, ante un problema en la salud de sus hijos. Como bien señala la doctora, la labor del médico no es intervenir por mucho que los progenitores insistan en que se posicione. Pero el bienestar del paciente, en este caso el niño, sí que es su responsabilidad…y por ello creemos que debe intercederse lo justo para que la salud del menor no se vea aún más perjudicada. Una situación incómoda que todos debemos evitar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *