28
Aug

Descubren una enfermedad autoinmune similar al SIDA

La enfermedad recientemente identificada ataca al sistema inmunológico del afectado, normalmente mayor de 50 años y no portador del VIH, provocando que el cuerpo quede al descubierto ante posibles infecciones. Todavía se conoce muy poco sobre esta enfermedad, por ello un grupo de científicos ha querido analizar los datos existentes desde los primeros indicios de la misma, en 2004, tomando como muestra a un centenar de personas.

Los resultados del estudio se han publicado en el New England Journal of Medicine, haciendo hincapié en los primeros años del descubrimiento y centrándose en la región más afectada, la región asiática que comprende Taiwán y Tailandia.

A diferencia del SIDA los investigadores han constatado que esta enfermedad no es contagiosa, de ahí la ausencia de alertas sanitarias, a pesar de que ya se han dado casos también en Estados Unidos.

Una de las doctoras participantes en la investigación y miembro del National Institute of Allergy and Infectious Disease, Sarah Browne, ha explicado que se trataría de un nuevo tipo de inmunodeficiencia adquirida, no contagiosa ni hereditaria genéticamente.

Los investigadores apuestan por un componente ambiental como parte del problema debido a la localización asiática de los primeros casos, pero aún no se sabe la amplitud real de la enfermedad que en muchas ocasiones no se diagnostica correctamente por desconocimiento de los especialistas. Los errores pueden ser comunes, confundiendo la enfermedad con la tuberculosis, debido a la fiebre persistente.

Una de las características diferenciadoras del trastorno es que al actuar no ataca directamente a los linfocitos. Según Browne, los pacientes podrían sufrir a una modificación genética (debido a determinadas infecciones previas) que promueve la generación de ‘anticuerpos’, de forma que el organismo se acaba bloqueando y no combate las infecciones, virus, hongos, parásitos o bacterias.

Ahora esta nueva enfermedad está a la espera de recibir un nombre y de que se encuentre un tratamiento adecuado, ya que los empleados hasta el momento (a base de antibióticos y otro tipo de fármacos) todavía no han tenido resultados positivos. Aún se desconoce el número real de muertos que ha podido ocasionar la enfermedad, pero cuánto más se tarde en encontrar un tratamiento efectivo mayor será el riesgo que corren los afectados por esta enfermedad sin nombre.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *