4
Sep

Beneficios de la vitamina D en casos de tuberculosis

En el siglo pasado ya se conocían los beneficios que proporcionaba a los pacientes con tuberculosis el hecho de tomar el sol, pero no ha sido hasta ahora cuando se ha demostrado el cómo y el por qué de la eficacia de la fototerapia.

Un grupo de investigadores de la Universidad de Londres, dirigido por el profesor de Infección Respiratoria e Inmunidad en el Instituto Blizard, Adrian Martineau, acaba de publicar un estudio en ‘PNAS’ que demuestra una mejor recuperación en pacientes que combinan el tratamiento antibiótico para la tuberculosis con ingestas elevadas de vitamina D (la vitamina del Sol).

La vitamina D consigue suavizar la respuesta infamatoria del organismo ante una infección. Es evidente la importancia de este hallazgo, porque en ciertas ocasiones dicha respuesta inflamatoria provoca daño tisular conduciendo al desarrollo de cavidades en el pulmón. Si se ayuda a que esas cavidades cicatricen más rápidamente, los pacientes dejarán de ser contagiosos en menos tiempo y podrían sufrir menos daño pulmonar.

Los investigadores también consideran que esta terapia basada en el suplemento de vitamina D podría ser útil en otro tipo de enfermedades, como la neumonía.

En el estudio se dividió aleatoriamente el grupo de 95 pacientes en dos: el primer grupo, formado por 44 personas, recibió terapia combinada de antibióticos y dosis altas de vitamina D durante ocho semanas; y el segundo grupo, de 51 personas, recibió un placebo.

Posteriormente se midieron los niveles de marcadores inflamatorios en muestras de sangre, comprobando que un buen número de dichos marcadores cayeron más rápidamente en los pacientes que habían tomado la vitamina D. Además, el Mycobacterium tuberculosis desaparecía más deprisa del esputo de estos pacientes, tornándose indetectable en una media de 23 días.

Sin embargo, Martineau advierte que la recomendación de tomar dosis altas de vitamina D requiere de más investigaciones para pasar a formar parte del tratamiento estándar.

Aún así, esta innovación es una buena noticia ya que en contra del pensamiento común es una enfermedad difícil de superar, que en 2012 mató a 1,4 millones de personas en todo el mundo.

De hecho, la pasada semana The Lancet publicaba un estudio sobre la utilidad de los antibióticos ante cepas determinadas de tuberculosis. Se tomó como muestra a 1,278 pacientes de diferentes países, y un 44% mostró resistencia a al menos un medicamento.

Esta tuberculosis resistente se convierte en casi imposible de curar, necesitando incluso años de tratamiento que conllevan numerosos efectos secundarios.

Pero siempre hay esperanzas, en la actualidad se están realizando diversos estudios sobre terapias combinadas e incluso sobre futuras vacunas, pero aún hay que esperar.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *